domingo, 18 de septiembre de 2011

PONERSE EL TUBO DE LUZ...(Metafisica del aqui y ahora)





En la Gráfica de tu Yo Divino puedes ver un amplio Tubo de Luz que parece un cilindro blanco que desciende de la Presencia YO SOY y rodea las imágenes del Yo Crístico y del alma. En respuesta a la petición realizada en voz alta, tu Presencia YO SOY es capaz de proyectar sus propios Rayos de Luz alrededor de tu cuerpo físico para que estés rodeado de ese hermoso Tubo de Luz, de aproximadamente tres metros de diámetro. Este Tubo desciende desde las octavas de los Maestros Ascendidos en forma de cascada compuesta de sustancia de un color blanco como la leche. Rodea tu cuerpo físico, siendo invisible al ojo humano. Este Tubo aislante puede ciertamente convertirse en un campo energético suministrador de una increíble protección.

De hecho, el Tubo de Luz es la protección más importante que posees. Actúa como una barrera espiritual contra pensamientos y sentimientos indeseados de otras personas, y puede también protegerte de daños físicos.

Decreto del Tubo de Luz

Este ejercicio te guía en los pasos que hay que dar para ponerse el Tubo de Luz. Esta maravillosa protección se invoca por medio de un decreto que se llama "Tubo de Luz", el cual suele recitarse tres veces.

1. Cuando se invoca el Tubo de Luz es habitual ponerse de pie en honor y gratitud a la Presencia YO SOY. Esta posición también facilita que el Tubo de Luz descienda alrededor del cuerpo físico para sellar el aura y los chacras. Puedes colocar la Gráfica de tu Yo Divino a la altura de los ojos como ayuda para visualizarlo. Visualiza el Tubo de Luz saliendo desde tu Presencia YO SOY y colocándose encima de ti tal como aparece en la Gráfica, extendiéndose a tu alrededor hasta abarcar unos tres metros de diámetro.

2. Sigue mirando el Tubo de Luz. Fíjate en la figura inferior de la Gráfica y concéntrate en esa ígnea Luz Blanca mientras recitas el siguiente decreto tres veces con todo el fervor de tu corazón.


Tubo de Luz

Amada y radiante Presencia YO SOY,
Séllame ahora en tu Tubo de Luz
de llama brillante Maestra Ascendida
ahora invocada en el nombre de Dios.
Que mantenga libre mi templo aquí
de toda discordia enviada a mí.

YO SOY quien invoca el Fuego Violeta,
para que arda y transmute todo deseo,
persistiendo en nombre de la libertad,
hasta que yo me una a la Llama Violeta.



Es conveniente recitar el decreto "Tubo de Luz" cada mañana después de despertarse a fin de crear un escudo de protección alrededor nuestro para todo el día. Éste, al igual que otros decretos, puede durarnos hasta veinticuatro horas. Una vez transcurridas, debes renovar su efecto por medio de la Palabra hablada. Puedes incluso recitarlo durante el día para obtener protección adicional o simplemente para sentirte seguro en los brazos de tu Poderosa Presencia YO SOY.

En la Luz de Cristo,

The Summit Lighthouse Colombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada